Formentera no tiene aeropuerto, por lo que la única manera de llegar es por vía marítima a través de los ferrys que enlazan con Ibiza diaramente... O eso era la única opción, ya que ahora es posible realizar la ruta en apenas 3 horas en ferry de forma directa desde Denia

La isla de Formentera es una verdadera joya de las Islas Baleares, totalmente diferente al resto de islas y donde el tiempo parece detenerse. Acercándonos desde el mar abierta al Puerto de La Savina, es posible que veamos algunos grupos de barcos de pesca tradicionales pintados de blanco. A la izquierda, destacarán las pequeñas montañas de la isla de Ibiza, que a pesar de su escaso tamaño son gigantescas en comparación con Formentera y su silueta aplanada, con una altura superior en sus dos extremos. Formentera es casi dos islas: el extremo occidental parece un hueso de perro, en su mayoría de tierras bajas, y el extremo oriental, que nace en una pendiente brusca hacia la meseta de La Mola , rodeada de acantilados.

¿Qué hacer en Formentera?

El ferry atraca en el pequeño puerto de La Savina, el único punto de entrada a la isla. El tamaño compacto de la isla - es sólo 22 kilometros de largo y, en su sección central más estrecha, apenas un par de kilómetros de ancho - es el responsable del modo de vida de los formenterenses. Bicicletas y scooters son el medio de transporte ideal para moverse y conocer Formentera. Como en la mayoría de las pequeñas islas del Mediterráneo, los recursos son escasos - especialmente el agua - sin embargo Formentera también ofrece algunas cosas únicas, como su singular arquitectura, un modo de vida tranquilo y deliciosa gastronomía.

ferry entre Formentera y Denia

Pero, si hay una buena razón por la que muchas personas se sienten atraídos por la isla, es por sus playas. Las mejores playas de Formentera para muchos son Migjorn , Illetes y Llevant: largas franjas con arena de color blanco cremoso y agua que deslumbra con perfecta claridad. En cualquier lista de las mejores playas del Mediterráneo, estas playas siempre aparecen en los primeros lugares. Una vez descubres las playas de Formentera, es posible que te preguntes por qué hay gente que recorre medio mundo para descubrir el Caribe.

Además de los grandes arenales de Formentera, también existen algunas playas pequeñas y con mucho encanto. Nuestras favoritas son Es Caló de Sant AgustíCaló d'es Mort, pero te invitamos a que las descubras por ti mismo y nos comentes cual te gusta más. Tampoco podemos olvidar Cala Saona, una preciosa playa desde la que podrás observar la puesta de sol. A lo largo de diversas playas, como si estuviesen salpicados aleatoriamente, encontramos diferentes chiringuitos y restaurantes en los que puedes saborear la gastronomía de Formentera con vistas al mar.

Pero no sólo de playas vive Formentera, en esta pequeña isla hay mucho que ver. Otro de los principales atractivos es visitar sus dos grandes faros, situados junto a sendos acantilados, en puntos opuestos de la isla. Su imagen es puramente mediterránea y ha servido como escenario para diferentes anuncios, videoclips y películas. Recomendamos visitar el Faro de la Mola por la mañana (si madrugas puedes ver el amanecer desde este punto) y visitar el Faro de Cap de Barbaria por la tarde, desde donde podrás ver la puesta de sol. Imprescindible descender por la pequeña gruta hasta el acantilado para vivir la magia del lugar. Como curiosidad, desde Cap de Barbaria es posible ver la costa y las montañas de Alicante en días despejados a la hora de la puesta de sol, por lo que veremos la costa de Denia (El punto de partida de este viaje).

No podemos olvidar mencionar los diferentes pueblos de casitas blancas de Formentera, donde se respira un ambiente muy relajado. Sant Ferran y Sant Francesc tienen algunas calles encantadoras y donde podemos cenar y tomar algo tranquilamente. Algo parecido ocurre en El Pilar de La Mola, donde además se celebra un mercadillo hippie todos los domingos absolutamente recomendable. Es Pujols es el pueblo con más locales de ocio, por lo que si buscas diversión esta debe ser tu opción.

Esperamos que este pequeño repaso de Formentera sea otro empujón para animarte a hacer la maleta, poner rumbo al puerto de Denia y visitar la isla próximamente.

A continuación, puedes ver la ubicación del puerto de La Savina de Formentera:

 

Conociendo Formentera

La isla de Formentera es la más pequeña de las Baleares y la que está más al sur. Tiene 84 kilómetros cuadrados y unos 5.000 habitantes en total. Su principal encanto es el entorno natural y, sobre todo, sus playas con arena blanca y aguas transparentes. Formentera es una isla casi plana del todo, exceptuando dos promontorios en cada extremo de la isla: el Cap de Barbaria con el Puig Guillem (109 metros) y La Mola con Sa Talaiassa (192 metros), el punto más alto de la isla. En la parte norte de la isla hay dos lagos de agua salada: s'Estany Pudent y s'Estany del Peix.
 
 
La pequeña de las Pitiusas tiene un único municipio. Por sus características es imposible la existencia de un aeropuerto, por este motivo, la única comunicación con Formentera es vía marítima. Desde la Pitiusa mayor, Eivissa, la comunicación con el puerto de la Savina es muy buena, ya que hay barcos rápidos y también de carga que cubren el trayecto con mucha frecuencia. Sólo las separan 12 millas y un conjunto de islotes repartidos por el paso de es Freus. Dadas sus reducidas dimensiones, la carretera principal de Formentera mide tan sólo 19 kilómetros, Formentera constituye un lugar ideal para practicar el cicloturismo o las excursiones a pie.
 
 
Formentera sólo lleva tres siglos poblada de forma permanente, a pesar de que la primera presencia del hombre se remonta a la edad de bronce. El monumento funerario de ca na Costa, descubierto el año 1974, data del año 1.600 a.C.; puede visitarse -está muy bien señalizado- en la salida de la zona turística de es Pujols en dirección a la Savina. Formentera también conserva restos fenicios y romanos, pero no tan numerosos como los de Eivissa.
 
 
El día del patrón de Formentera, San Jaime, el 25 de agosto, la isla se llena de fiesta y de 'bailes payeses'. La gastronomía de Formentera es muy parecida a la ibicenca, si bien, dicen que el pescado es todavía más bueno y más fresco. El raor o la langosta son dos tipos de frutos de la mar muy apreciados. La repostería se basa, como en Eivissa, en el flaó y la greixonera. 

Formentera, a un paso de Ibiza

No debemos olvidar que Ibiza es habitualmente la única puerta de entrada a Formentera. De hecho, el ferry directo desde la Península a Formentera solo está activo en unos meses. Si lo deseas, puede llegar al puerto de Ibiza admirando la singular silueta de Dalt vila, ciudad antigua Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO el año 1999.

ferry ibiza formentera
Un ferry, navegando entre Ibiza y Formentera

Paseando por el interior de la isla, descubrimos porqué desde la antigüedad se la conoce como pitiusa, la isla de los pinos; y de los olivos y almendros, el romero y las sabinas... Visitar el interior de la isla durante la primavera es sumergirse en un mar de color: la tierra roja, los verdes de la naturaleza, salpicados por el blanco de la cal de las casas e iglesias... Dentro del núcleo de Sant Josep encontramos sa Talaia, el punto más alto de la isla, desde donde podemos disfrutar de una magnífica vista de Eivissa; mientras que de Sant Llorenç no podemos dejar de visitar el conjunto arquitectónico rural de Balàfia.

Uno de los principales atractivos para los visitantes de la isla son sus 18 kilómetros de playas y calas, desde las más turísticas a las más vírgenes. Merece la pena dejarse perder por el litoral y descubrir los rincones y calas, tanto de arenas blancas como de guijarros, que se esconden en él. Por ejemplo, la impresionante vista del majestuoso islote de es Vedrà desde Cala d'Hort, o Ses Salines, en el municipio de Sant Josep, que constituye la gran zona húmeda de Eivissa, y desde donde se pueden contemplar numerosas especies de aves y realizar interesantes excursiones.

Respecto a la gastronomía, destacan los platos a base de pescado (como el guisat de peix o la borrida de rajada), los postres (como flaó, las orelletes o la greixonera) y los licores dulces (la frígola y las hierbas ibicencas).

Y para llevarnos un recuerdo que no sea el típico souvenir, podemos visitar alguno de los mercados artesanales de la isla, herencia de la época hippy de los años setenta, como el de es Canar o el de Las Dalias, en Sant Carles.

Compra tu billete para el trayecto entre Denia y Formentera

Haz click aquí para acceder a la venta de compra de billetes de barco para ir a Ibiza mediante la compañía Balearia.